El modernismo rechaza el estilo poco atractivo de la arquitectura industrial de la primera mitad del siglo XIX, y desarrolla nuevos conceptos arquitectónicos basados en la Naturaleza, que consisten en los materiales de construcción que se emplean, en las formas de los edificios y en las figuras de sus fachadas. Los arquiSatectos y sus escultores colocan en el exterior de los edificios pájaros, mariposas, hojas y flores a modo de elementos decorativos, ya sea como figuras adosadas o como adorno de la piedra o cerámica. También se colocan figuras de tamaño mayor, animales fabulosos o personas, y en las cornisas elementos de cerámica de color. Las ventanas y los balcones disponen de rejas de hierro forjado, que son labradas artísticamente y contienen motivos inspirados en la Naturaleza.

El desarrollo del modernismo es fomentado en Cataluña por la burguesía, que se siente catalana y es culta y sensible al arte. Esta burguesía ve en esta nueva arquitectura la manera de satisfacer sus ansias de modernización, de expresar su identidad catalana, y de poner de manifiesto de manera discreta su riqueza y su distinción.

Si bien es cierto que una de las obras modernistas de mas reconocimiento internacional es nuestra Sagrada Familia no debemos irnos de Barcelona sin visitar una tienda de mobiliario modernista como lo es Cubiñá. Esta tienda está situada en la calle Mallorca en la Casa Thomas, que tambien es un precioso edificio modernista que ya tiene mas de 100 años de antiguedad y que fué creado por Domenech i Montaner.

Para todas aquellas personas que disfrutan del interiorismo más selecto, es visita obligada pasar por Cubiñá. Alli podemos encontrar mobiliario de diseño, vidrieras policromadas, suelos artesanales, techos decorados… Una joya modernista y un deleite para los sentidos.

Cubiñá

De echo Cubiñá, mas que una tienda estamos hablando de una obra de arte donde podremos observar tesoros ocultos como su suelo original o algunas de sus paredes interiores de piedra, que se fusiona perfectamente con los articules que se exponen (el mejor mobiliario y la iluminación) todo ello en una atmósfera histórica.

Los 1.500 metros cuadrados de que dispone podremos disfrutar a cada paso de nuesra atenta mirada, descubriendo autenticas maravillas del diseño para nuestro hogar. En ocasiones es tal la belleza y el cumulo de sensaciones que dudamos si estamos en una tienda o en museo de arte, no debemos olvidarnos que hay abundantes vidrieras policromadas, techos decorados, suelos artesanales y la carpintería más artística.

En resumen: Una joya tanto en contenido como en continente.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios